Descubre más sobre los juegos de casino que están disponibles en línea

juegos de azar

Después de haber cambiado mi suerte con las apuestas deportivas decidí repasar el mercado de los juegos de azar y los casinos, ya que estos tienen características muy similares a pesar de ser bastante diferentes.

Mi experiencia fue relativamente exitosa, aunque tengo que admitir que sigo prefiriendo apostar en los deportes porque las variables de cada evento son más fáciles de predecir y tomar en cuenta.

Sin embargo, esto no quiere decir que no me hayan gustado los juegos de azar, por el contrario, no me había divertido tanto desde hacia mucho tiempo y, por esto, quiero presentarte a los que más me gustaron.

Antes de que empieces a jugar, sin embargo, te informo que hay demos que puedes usar para jugar sin tener que sacar la cartera, así que no te preocupes si no cuentas con dinero en este momento.

Los juegos de cartas suelen ofrecer las mejores probabilidades

Siempre me han gustado los juegos de cartas, aunque nunca había jugado a los que se consiguen en un casino, como es el caso del Blackjack, el Baccarat y, mi favorito de todos, el vídeo póker.

¿Por qué el vídeo póker es mi favorito? Muy sencillo: es el juego que más oportunidad de mejorar tus probabilidades te ofrece; después de este viene el Blackjack o, como lo conocía yo antes, el 21.

El vídeo póker te ofrece las mejores probabilidades porque puedes decidir qué cartas eliminar de tu mano para recibir otras y, considerando que se gana con un par de jotas, no es tan difícil conseguir una victoria.

En cuanto al Blackjack, ocurre algo muy parecido, aunque no con tantas ventajas; puedes decidir entre pedir más cartas, plantarte, doblar tu apuesta o hasta separar tu mano para jugar con dos de ellas.

El Baccarat si es un juego de más suerte, ya que solo tienes que elegir cuál crees que sea la mano con la mejor puntuación, si la del jugador o la del crupier. También podrías seleccionar un empate, que paga mejor.

Algunos juegos de azar solo toman en cuenta tu buena suerte

Más allá de los juegos de cartas, los títulos más conocidos en el casino son las máquinas tragamonedas, la ruleta, el bingo y demás. ¡Seguro que estos sí los conoces por lo popular que son!

He escrito un artículo especial sobre las temáticas de las tragamonedas porque son muy variadas.

La ruleta es el juego más clásico del casino y, para jugar, solo necesitas hacer una apuesta previa y esperar a que la bola que lanza el crupier caiga en el número que has escogido previamente.

¿Quién no sabe jugar al Bingo? Es tan sencillo como comprar un boleto y esperar a que los números que salgan te permiten llenarlo. El Keno es muy parecido, aunque se parece más a la lotería del Kino.

Otros juegos de azar en el casino incluyen a los dados: Craps y Sic Bo.

Juega en vivo y en directo si no vives cerca de un casino real

Muchos de mis amigos me preguntaron si no prefería ir a un casino tradicional para poder jugar con un crupier real y se quedaron en shock cuando les dije que esto se podía hacer en los que son online.

¡Así es! En los casinos online hay muchos juegos en vivo como, por ejemplo, la ruleta, el Blackjack y el Baccarat. Las reglas son las mismas, así que no tendrás que esperar nada para jugar.

Los crupieres de estos juegos son muy amigables y profesionales, por lo tanto, no te sentirás nada mal por jugar desde casa. De hecho, también puedes participar junto a otros jugadores como tú.

Seguí estos consejos para mejorar mis oportunidades de ganar

Para intentar aumentar las probabilidades que tenía de ganar seguí diferentes consejos con distintos resultados. A continuación, te presento algunos de los que más me funcionaron al jugar.

  • Jugar al vídeo póker y el Blackjack con una guía abierta sobre las jugadas.
  • Evitar la ruleta americana para no perder por el doble cero.
  • Probar los juegos con el demo antes de hacer alguna apuesta.
  • No confiar en la estrategias que se consiguen por allí.

Te invito a jugar en el casino incluso si eres más de las apuestas deportivas, ya que es muy divertido incluso cuando no se arriesga nada de dinero.

Menu